7/10/07

LA REALIDAD SUPERA, CON CRECES, A LA FICCIÓN

En el año 96 hice un Consejo Sexual titulado ¨CÓMO EDUCAR A UNA MUJER PARA HACERLE QUE, POCO A POCO, LE VAYA GUSTANDO EL SABOR DEL SEMEN¨. En dicho consejo el macho se ataba a la polla un tubito conectado con un depósito de goma lleno de Baylis para apretarlo cuando se corría en la boca de una mujer y así disimular el gusto a lejía rebajada, o a la piel del fuet, del semenazo.

Pues posteriormente los americanos han inventado unas pastillas para hacer que el semen sepa a MANZANA y el flujo de la mujer a MANDARINA.


La verdad es que yo prefiero que la mujer sepa a MARISCO.

Esta es su web:

http://www.sweetrelease.com/

6 comentarios:

tootels dijo...

desde que se inventó el vidé... ya se sabe...

El sevillano listo dijo...

Si te tomas una de cada te sabe a macedonia.

Paranys_R_Us dijo...

Tus amigos cocineros usan pastillas de estas en sus comidas?

No quiero imaginar lo que las madres pueden hacer con éstas pastillas en su poder con tal de que sus niños coman...

Lola dijo...

A ver, con un poco de limpieza diaria, en general no suele saber mal.
Yo prefiero el churro con gusto a churro, más que un churro con gusto a manzana. Vamos, que sino seria como esas cervezas con gusto a manzana o a té verde!!! que coño de cervezas son esas!!!

Pozí dijo...

Lola, ¿te animas a decirme a qué me sabe el churro?

Gominola dijo...

as probado a kitarte una costilla y dejar de decir gilipolleces?