25/1/07

PREGUNTAS AL RABO

Señor Alvarez Rabo, discúlpenos, todavía hay mucha gente que no le conoce y, si no le importa, nos gustaría que explicase por qué se oculta detrás de un seudónimo y de unos ¨pantys¨ de mujer.

Disculpado queda jóven. Lo raro es que me conozca o recuerde alguien. El motivo de mi ¨clandestinidad¨ se debe a que trabajo como dependiente en El Corte Inglés de Bilbao (País Vasco) y si se enteran mis jefes de quién soy yo de verdad me temo que me pondrían de patitas en la calle cagando hostias. Por otra parte; ¿qué leches le tiene que importar ni a Cristo que firme como se me ponga en el rabo? ¿a quién le importa que Le Corbusier en realidad se llamase Charles Edouard Jeanneret, que Mark Twain fuera Samuel Langhome Clemens ó que a Pancho Villa le bautizaron con el nombre de Doroteo Arango? Lo verdaderamente importante es poder contemplar la capilla de Notre-Dame du Haut en Ronchamp (Francia), disfrutar con las aventuras del entrañable Hucklberry Finn, o saber que Pancho Villa tiene el honor de haber sido el único extranjero que atacó territorio continental estadounidense en casi dos siglos de su historia hasta el 11- S.

2 comentarios:

airotiv dijo...

Hola Sr. Rabo:

Muy interesante este blog.
Siempre me ha interesado tu trabajo. No entiendo como uno de los mejores dibujantes de historietas de este país ha dejado de crear historietas. ¿Quizá el Sr. Rabo no se toma en serio a sí mismo como dibujante? ¿Quizá bajo esa máscara de autosuficiencia y de ego agigantando se esconde un miedo a no "dar la talla"? En serio: eres muy bueno. Siempre estaré esperando a que vuelvas a hacerme reir, a hacerme pensar, con tus historietas. Me gusta el cómic, el buen cómic. Y tú sabes contar, sabes ser incisivo, sabes dibujar. Y no te estoy dando jabón. Si te tomaras en serio el trabajo de hacer reir y de hacer reflexionar a la gente muchos te seguiríamos leyendo. Eso además, no es contradictorio con el hecho de reirse uno de sí mismo y del mundo.

Un abrazo,

Iñaki Larrimbe

Anónimo dijo...

MUCHAS GRACIAS por sus palabras, querido jóven amigo:

Es obvio que no puedo estar del todo de acuerdo con usted pero, a pesar de ello, reflexionaré sobre lo que me dice. Nunca se sabe donde va a parar el frenético vaivén de la verdad.

Y recuerde que tiene un 10% de descuento cuando venga a mi sección de El CORTE INGLÉS de Bilbao.

Dios le guarde.

ALVAREZ RABO