23/10/08

FERNANDO SAVATER CON RABO

LA DIVINA COMICOMEDIA
(por el filósofo anti-etarra Fernando Savater.
Por cierto, Leticia Sabater no es su hija.)


(...) Con los tebeos algunos aprendimos a leer, pero fue en el pasado, época propicia a la erudición como todo el mundo sabe. Decretada la victoria virtual del analfabetismo gracias al progreso de los medios audiovisuales, las nuevas generaciones (y nosotros, los residuos del pasado que aún pretendemos conservarnos jóvenes) podemos deleitarnos audazmente con el tebeo sin palabras. Los de ALVAREZ RABO no lo son del todo, pero es que nadie es perfecto, como ya se dijo con sobrada razón en otro caso. Por lo demás, con palabras o sin ellas, estas historietas son lo suficientemente edificantes, piadosas, ideológicamente fecundas y educativas como para merecer la atención de grandes y pequeños. O sea que están destinadas a los menores acompañados de adultos, como se decía antes en las clasificaciones cinematográficas, siempre que los adultos y los menores guarden el debido recato y compostura. Según cuentan las biografías, ALVAREZ RABO es dependiente de El Corte Inglés, igual que el comandante Marcos cuando aún no había optado por el pasamontañas. Esta actualísima coincidencia refrenda, si es que hiciera falta, la urgente oportunidad de que prestemos atención a sus dibujos… antes de que se nos vuelva chiapero, es decir, antes de que se vaya a Chiapas.

FERNANDO SAVATER


Extracto del prólogo del álbum ¨SABOR A RABO¨ (2.001)